Saltar al contenido

Don Benigno Barboza, un luchador incansable

Foto de Benigno Barboza.
Benigno Barboza, pionero del movimiento tiflológico venezolano.
La Sociedad Carabobeña de Personas con Discapacidad Visual (SOCAPEDIVI), junto a sus afiliados y directivos, cada 24 de Junio celebra con especial afecto la fecha de fundación de la organización producto de las tantas luchas que a lo largo del País libró nuestro siempre recordado don Benigno Barboza, quien junto a un grupo de compañeros, en el auditorio de la Cruz Roja de Valencia, dio vida institucional a la Sociedad Carabobeña de Ciegos Trabajadores, hoy Sociedad Carabobeña de Personas con Discapacidad Visual.

Este humilde venezolano de origen campesino nace en el estado Yaracuy, en un caserío llamado El Chino, el 30 de marzo de 1930, y fallece el 29 de enero de 1995, dejando un legado como trabajador incansable por la causa. Procreó 11 hijos: 7 con Luisa Margarita Días y 4 en su segundo matrimonio, con Romelia Zapata, a los cuales dedicó su vida entera como padre ejemplar.

Benigno pierde la visión a los 12 años, quedando a cargo de dos hermanos menores, por lo cual procede a trabajar vendiendo periódicos primero en Yaracuy y posteriormente en Caracas, con el apoyo incondicional de un chofer de carros por puesto quien lo lleva y lo trae a diario a la capital para que laborara entre la esquina de Carmelitas y la Marrón, donde posteriormente recibe un permiso para la instalación de un quiosco de periódicos en el cual laboró durante veinticinco (25) años.

Hablar de Benigno Barboza es hablar de un compañero que luchó a brazo partido por la organización de los ciegos y deficientes visuales a nivel nacional sin exclusión alguna, llegando incluso a hospedar en su casa a compañeros ciegos a los cuales entusiasmaba para organizarse. Con ellos compartía las enseñanzas que en el manejo del sistema braille recibió de su eterno amigo y hermano Lucio Solórzano.

Cuando se trazaba como meta la fundación de una organización no descansaba hasta lograrlo, viajando muchas veces sin recurso alguno, pues su objetivo era el de crear una institución que desde su región agrupara a los ciegos y deficientes visuales, y luchara junto a ellos por las justas reivindicaciones sociales que nos eran negadas, lucha que aún hoy debemos continuar, porque la tarea no ha concluido.

Su obra está allí, hoy más vigente que nunca, pues la mayoría de las organizaciones a las que les dio vida institucional están activas. Ellas son: la Sociedad Yaracuyana de Ciegos (hoy Asociación Yaracuyana de Ciegos), la Sociedad Carabobeña de Ciegos Trabajadores (hoy Sociedad Carabobeña de Personas con Discapacidad Visual), la Asociación Portugueseña de Ciegos (hoy Asociación Portugueseña de Personas con Discapacidad Visual), la Unión Cojedeña de Ciegos, la Asociación Falconiana de Ciegos, la Unión Guariqueña de Ciegos (hoy inactiva) y la Asociación Apureña de Ciegos Trabajadores, la cual nunca activó a plenitud. También es oportuno recordar que, junto a Héctor Morillo y Lucio Solórzano, trabajó hasta darle vida a nuestra Federación Venezolana de Instituciones de Ciegos (FEVIC), fundada con orgullo en la Cálida Ciudad Carabobeña de Puerto Cabello, y de la cual fue su primer Presidente.

Benigno, además de dedicarse a nuestra causa, también participaba en la política militando en el partido Unión Republicana Democrática (URD), donde ocupó importantes cargos tanto en la Dirección Nacional como Regional, además de participar como candidato a diversos cargos de elección popular tales como Cenador, Diputado Regional y Nacional y Concejal en el Municipio Puerto Cabello. Cosechó amistad personal con altos Dirigentes políticos como Rafael Caldera, Jóvito Billalba y Luis Herrera Campins, quien durante su gobierno le donó dos unidades autobuseras: una para la Asociación Falconiana de Ciegos y otra para la Sociedad Carabobeña de Ciegos Trabajadores.

Don Benigno, como respetuosamente lo llamaban algunos compañeros, nunca utilizó sus contactos políticos para el beneficio propio, pues si algo conseguía siempre era para alguna de las instituciones que fundó. Fue así como logró con su amigo Herrera Campins el nombramiento de un Maestro al servicio de la sociedad carabobeña de Ciegos Trabajadores, pues una de sus tantas preocupaciones era que los ciegos se educaran y lograran ser profesionales, apoyando a todo el que estudiaba incluso con sus siempre escasos recursos personales.

A este siempre polémico compañero nunca se le reconoció su obra ni en vida ni aún después de muerto por lo que pienso que el movimiento tiflológico venezolano está en deuda con este luchador, quien siendo de extracción humilde y con pocos estudios cursados, entregó su vida entera a trabajar por la organización de las personas con discapacidad visual en Venezuela, cosa que no hicieron otros, quienes prefirieron nunca organizarse y menos aún trabajar por la causa pues eran ellos y solo ellos, lo que hace más significativa la obra de este polifacético Venezolano.

Es por tal motivo que hoy desde Carabobo, engrandeciendo una de sus obras, queremos rendirle este sencillo pero muy sentido homenaje a nuestro fundador, quien nos dejó muchas enseñanzas, sobre todo ese espíritu de lucha y de pertenencia institucional que día a día guía nuestra actuación dentro y fuera de la organización defendiéndola y apoyándola por encima de todo. Y es que cada hombre y cada mujer que milita en nuestra Asociación es importante y valioso y valiosa para la organización. Sabemos que en cada uno de los afiliados está el sentimiento y grandeza de nuestra querida institución. Aún cuando puedan existir diferencias, el amor y el compromiso con nuestra SOCAPEDIVI son únicos, como siempre nos enseñó Don Benigno Barboza.


¿Te gustó este artículo? En Ciegos Venezuela te agradecemos que nos lo hagas saber compartiéndolo por tus redes sociales, para lo cual encontrarás enlaces más abajo. De esta manera sencilla ayudas a dar a conocer nuestro trabajo. Son bienvenidos también todos los comentarios, en los cuales puedes dejarnos información adicional, opiniones, sugerencias o correcciones.

5 comentarios en “Don Benigno Barboza, un luchador incansable

  1. joel barboza

    Honor y gloria a quien honor merece, gracias benigno por la lucha hecha por el rescate de los ciegos y deficientes visuales en venezuela. Gracias lucio solorzano por acompañar y defender la lucha institucional de los derechos de los ciegos, amigos y hermanos por siempre. Gracias peralta por gran homenaje a estos hijos de venezuela.DIOS BENDIGA EN GRANDE.

    1. Yarami Solórzano

      Merecido este homenaje hoy a muchos frutos de esta lucha que debe continuarse para que no se apague esa luz que le salía del alma y sembró Don benigno para impulsar y trabajar incansablemente por los Ciegos y Deficientes Visuales en Venezuela.

      1. José Baudilio Peralta

        Yarami,este es el inicio de una serie de artículos, que escribiré sobre los compañeros que nos dejaron un legado, proximamente, publicaré un artículo sobre la obra de mi querido tutor y siempre recordado Don Lucio Solórzano, cuya obra y ejem
        plo deben conocer los jóvenes que se incorporan a nuestras organizaciones.

    2. José Baudilio Peralta

      Pienso que tu padre, merece este recordatorio y mucho más, por su gran obra en beneficio de los ciegos Venezolanos, a los cuales dió todo, sin esperar nada a cambio.

      1. Joel barboza

        Hoy me regosigo viendo este articulo sobre el fundador y los fundadores de fevic ,gracias Peralta por continuar el legado de benigno Barboza y mantener organizado a las personas con discapacidad visual en Venezuela.Dios bendiga en grande a la federación y a sus instituciones .......

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!